El AOVE de calidad tiene un origen:
la IGP Aceite de Jaén

Degusta el sabor de lo auténtico

El AOVE de calidad tiene un origen:
la IGP Aceite de Jaén

Degusta el sabor de lo auténtico

Qué es la IGP Aceite de Jaén:
la primer reconocida en España

Las siglas IGP son la abreviatura de Indicación Geográfica Protegida, las encargadas de agrupar bajo un mismo distintivo de calidad todo el AOVE de la provincia de Jaén.

Tenemos el privilegio de ser la primera IGP de aceite de oliva virgen extra reconocida en España por parte de Bruselas, ampara la calidad diferenciada del producto. Un aval de la Unión Europea como símbolo de excelencia para nuestro “oro verde” a nivel nacional, europeo e internacional.

Las características organolépticas de los aceites de la IGP de Jaén están marcadas por un aroma a aceituna sana y fresca, recolectada antes del 31 de diciembre, con un sabor amargo y picante marcado. Esto le confiere un carácter sensorial de gran personalidad, un auténtico placer para los sentidos.

Diferencias entre DOP e IGP

Este concepto puede provocar alguna confusión con el término DOP, aunque son similares, existen ciertas diferencias. La principal diferencia entre una IGP y una DOP radica en la vinculación con la zona geográfica.

En la IGP es suficiente con que una de las fases de la producción esté vinculada con el medio, pero en el caso de DOP todas las fases deben realizarse en la misma área. Ambas son complementarias.

Qué es la IGP Aceite de Jaén:
la primer reconocida en España

Las siglas IGP son la abreviatura de Indicación Geográfica Protegida, las encargadas de agrupar bajo un mismo distintivo de calidad todo el AOVE de la provincia de Jaén.

Tenemos el privilegio de ser la primera IGP de aceite de oliva virgen extra reconocida en España por parte de Bruselas, ampara la calidad diferenciada del producto. Un aval de la Unión Europea como símbolo de excelencia para nuestro “oro verde” a nivel nacional, europeo e internacional.

Las características organolépticas de los aceites de la IGP de Jaén están marcadas por un aroma a aceituna sana y fresca, recolectada antes del 31 de diciembre, con un sabor amargo y picante marcado. Esto le confiere un carácter sensorial de gran personalidad, un auténtico placer para los sentidos.

Diferencias entre DOP e IGP

Este concepto puede provocar alguna confusión con el término DOP, aunque son similares, existen ciertas diferencias. La principal diferencia entre una IGP y una DOP radica en la vinculación con la zona geográfica.

En la IGP es suficiente con que una de las fases de la producción esté vinculada con el medio, pero en el caso de DOP todas las fases deben realizarse en la misma área. Ambas son complementarias.

De Jaén al mundo

Nuestra provincia está considerada “la capital mundial del Aceite de Oliva” gracias a ser el territorio que más AOVE produce del mundo. La IGP es la oportunidad perfecta para ubicar a Jaén en el mapa y dar el valor que se merece dentro del sector gracias a su renombre.

La Indicación Geográfica Protegida comprende los 97 municipios que conforman la provincia de Jaén. La variedad Picual representa el 90 % de la producción, pero también engloba el resto de variedades como la Arbequina, Picudo, Royal de Cazorla, Hojiblanca, Manzanillo de Jaén y Carrasqueño de Alcaudete.

El AOVE de Jaén protegido bajo las siglas se caracteriza por tener un aroma con matices a hortalizas u otros vegetales, como notas frutales o hierbas. En cuanto al gusto, presenta un amargor y picor moderadamente o claramente perceptible.

Por qué una IGP para el Aceite de Jaén

El principal objetivo de nuestra Indicación Geográfica Protegida es revalorizar la calidad del aceite de oliva de Jaén para contribuir al prestigio de imagen de región en mercados de gran importancia para la industria del AOVE.

Este sello diferenciador se creó para proteger a los consumidores del fraude, para reconocer la labor de los productores y almazaras, que respetan el origen de las materias primas y operan de acuerdo con estrictas regulaciones para obtener un AOVE de calidad.

Es el inicio de una serie de acciones e iniciativas que fortalezcan la protección y promoción de nuestro producto en España y a nivel mundial. Tiene como objetivo que repercuta de forma positiva en la renta de los agricultores y empresas implicadas en el proceso de producción del aceite.

Portar la marca IGP Aceite significa tener una potente herramienta diferenciadora del resto de AOVE, tan solo los inscritos en el Consejo Regulador pueden acreditar que sus productos son de Jaén.

Además, permite al consumidor ser consciente de que está comprando un producto de calidad para aderezar sus platos. Un sello distintivo que diferencia el aceite de oliva virgen extra de Jaén del resto.

LO QUE NOS HACE ÚNICOS

Elevado nivel de trazabilidad para contribuir en el proceso del AOVE en todas sus etapas.

Luchar contra el fraude, el sello de la IGP es un elemento de seguridad para los consumidores.

Ayudar a las marcas inscritas a consolidarse en mercados internacionales de importancia para el sector.

Reforzar las zonas rurales, como fuente de prestigio de la región, impulsando las economías locales.

Valores saludables para saborear calidad

El esfuerzo de los agricultores y elaboradores, unido a las características diferenciadoras de nuestro AOVE de Jaén, han contribuido a que hoy en día seamos la primera IGP de Aceites reconocida en España.

Estos aceites de oliva virgen extra tienen cualidades organolépticas exquisitas para conseguir una explosión sensorial. En la IGP de Jaén trabajamos para conservar la calidad de nuestro “oro líquido”.

Valores saludables para saborear calidad

El esfuerzo de los agricultores y elaboradores, unido a las características diferenciadoras de nuestro AOVE de Jaén, han contribuido a que hoy en día seamos la primera IGP de Aceites reconocida en España.

Estos aceites de oliva virgen extra tienen cualidades organolépticas exquisitas para conseguir una explosión sensorial. En la IGP de Jaén trabajamos para conservar la calidad de nuestro “oro líquido”.