Mar de olivos: la capital mundial
del aceite de oliva

Adéntrate en el corazón de nuestro AOVE

Adéntrate en el corazón de nuestro AOVE conociendo la zona de producción del “oro líquido” de la IGP Jaén. Un mar de olivos integrado por 66 millones de árboles, posicionando a la provincia como la mayor productora de aceite de oliva del mundo.

 

Zona geográfica del olivar de Jaén: un paisaje único

La zona geográfica que comprende la IGP Aceite de Jaén está situada al noroeste de Andalucía y comprende 97 municipios. Más del 78 % de la superficie agrícola de la zona se destina al cultivo del olivar.

Sus 550.000 hectáreas llegan a producir alrededor del 50 % del total nacional de aceites de oliva, y más del 20 % a nivel mundial. Esto es gracias a las excepcionales características climáticas y geográficas de la zona.

La provincia dispone del hábitat perfecto para el cultivo del olivo. Entre las latitudes 30.º y 45.º, el clima mediterráneo de Jaén favorece su crecimiento y consigue un mayor aprovechamiento de la cosecha.

El paisaje de la región integra a la perfección el valor material e inmaterial de la zona, siendo tal su importancia, que aspira a formar parte de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Historia del aceite de oliva en Jaén marcada por una tradición milenaria

El aceite de oliva es un producto arraigado a nuestra gastronomía y cultura desde hace miles de años. Introducido por los fenicios en el año 1050 A. C, aunque desarrollado de forma mayoritaria durante la época romana. La provincia Bética, la actual Andalucía, fue la principal zona productora de todo el imperio.

Tras la caída de Roma, el uso y el cultivo del aceite de oliva se mantuvo en la provincia de Jaén a lo largo de los siglos hasta la actualidad. Un producto que, no solo ha marcado la gastronomía de la zona, también la mediterránea. Siendo un elemento clave en una de las dietas más saludables del mundo, según los expertos en nutrición.

Una tradición milenaria que ha permitido la obtención de un AOVE de calidad diferencial que define a la IGP de Jaén, así como su renombre de fama mundial.

Variedades predominantes del “mar de olivos” de Jaén

La variedad Picual sigue siendo nuestro sello distintivo, es la más predominante en la provincia. Este cultivo se caracteriza por su alta productividad y por su excelente fortaleza para tolerar bien el clima mediterráneo, incluso su adaptación a distintos sistemas de recolección.

Picual es la variedad autóctona que representa más del 90% de la superficie oleícola de Jaén. Las variedades secundarias autóctonas son la Manzanilla de Jaén, Carrasqueño de Alcaudete y Royal de Cazorla. Las no autóctonas engloban la variedad Arbequina, Picudo y Hojiblanca.

La amplia producción de variedades de Aceite de Oliva de Jaén permite que exista un AOVE idóneo para cada paladar.